Villa Gesell (unos 100 km  aproximadamente al norte de Mar del Plata, Argentina).
Playa accesible, la primera de Argentina (y la única
hasta donde conozco); está en la citada ciudad balnearia, en la playa
ubicada junto a la escollera, entre calles 128 y 129.
Mejorada desde el año pasado, esta playa cuenta con diez carpas con piso de
cemento o madera, en dos niveles distintos (unas mas cerca del agua que las
otras), baño accesible, está a metros de la sede de la Cruz Roja, por lo que
hay también enfermería, y funciona allí la escuela de guardavidas.
Estas diez carpas tienen mesa y sillas para ser ocupadas especialmente por
personas con discapacidad con sus acompañantes que así lo requieran.
Aquellas personas con movilidad reducida o en silla de ruedas pueden
acceder hasta las carpas bien en cuatriciclo especialmente acondicionado,
bien en sillas de paseo, que parecen mas una reposera que una silla de
paseo.
Que tienen de particular estas sillas? pues que pueden desplazarse sobre la
arena, donde una silla convencional no.
Esto no es todo, nononó, hay más: soy ciego total y mi pareja tiene
disminución visual severa, pero pudimos entrar juntos al mar, había alguien
cuidándonos sin invadirnos, atento a la distancia, toda vez que mis
pertenencias estaban seguras en esa carpa.
Las personas en silla pueden también darse el gustazo de un chapuzón pues
cuentan allí con una silla anfibia, en la que quienes quieran pueden
ingresar al mar, bien de frente, bien hacia atras, según prefieran, con
chalecos salvavidas, y cuidados por expertos.
El día que fuimos estaba el Secretario de salud de la muni, el Dr. Juan
Chamorro, quien nos invitó a practicar kayak, cosa que aceptamos de
inmediato.
Con chalecos salvavidas, luego de recibir breves instrucciones, nos
adentramos en una embarcación para dos personas, yo y mi instructor; una vez
pasada la rompiente (donde rompen las olas) nos encontramos con un mar
planchado, parecía una pileta. Desde allí navegamos unos cien metros mar
adentro, pasamos la boya que indica veinte metros de profundidad y
regresamos, sanos, salvos y felices!
Sebastián, una bellísima persona que nos vigiló mientras nos bañábamos, es
artista plástico y tiene un taller de pintura para chicos con dificultades
mentales.
Esto está bueno para que lo difundamos, a ver si cunde el ejemplo.
Es la única playa accesible del país, sí, de la Argentina, y un detalle mas:
todo esto es absolutamente gratuito!
Aplausos para la gente de Villa Gesell!
Pablo Castañeda