Las primeras prótesis de retina podrían llegar al mercado en 2011 Actualmente se prueban la tolerancia a los implantes y los beneficios de éstos en la vida cotidiana El simposium "Artificial Vision", celebrado recientemente en Bonn, ha  puesto de manifiesto los grandes avances realizados hasta ahora en prótesis de retina.

La tecnología para restablecer la visión a invidentes y personas parcialmente ciegas está ya casi lista para salir al mercado, señalan los expertos. En 2011 entrarán en competencia diversos sistemas con los que se podría  curar la ceguera.
Por Yaiza Martínez.

Imagen de implante subretinal del Vision. Fuente: Vision Loss Center.

La esperanza de que las personas ciegas o parcialmente ciegas puedan

volver a ver es cada vez mayor, a juzgar por los progresos que se

están dando actualmente en el desarrollo de prótesis de retina.

Según publica Alpha Galileo , el simposium internacional "Artificial Vision"

, celebrado el pasado 19 de septiembre en Bonn organizado por la

Retina Implant Foundation y la Pro Retina Stiftung zur Verhütung von Blindheit

(Fundación Pro Retina para la Prevención de la Ceguera), ha revelado

lo poco que queda para que los deseos de los invidentes de volver a

ver se cumplan.

Científicos de diversos centros han trabajado durante más de veinte

años en el desarrollo de prótesis de retina, especialmente en Alemania, explica la

revista. Con sus investigaciones se espera generar la tecnología necesaria para que estas próstesis lleguen a la gente de a pie, y muy  pronto.

Impresiones visuales conseguidas En las presentaciones realizadas en "Artificial Vision" se constató que las prótesis electrónicas actuales son ya capaces de producir

impresiones visuales.

Por ejemplo, pacientes ciegos que participaron en un estudio en

Estados Unidos fueron capaces con ellas de distinguir luces y sombras

y de registrar el

movimiento y la presencia de objetos grandes.

Por otro lado, un proyecto de un grupo de investigación alemán,

liderado por el profesor Eberhart Zrenner de la Universidad de

Tubinga, ha constatado que

es posible restablecer la capacidad de leer a personas parcialmente

invidentes. Algunos pacientes sometidos a pruebas con estas prótesis

fueron capaces

de leer letras de ocho centímetros.

Los especialistas aseguran que la tecnología se encuentra en "su recta

final". Los últimos estudios se centran, de hecho, en probar la

tolerancia a largo

plazo de los pacientes a las prótesis, y en testar los beneficios de

éstas en la vida cotidiana. Los fabricantes, por su parte, esperan que

los implantes sean aprobados en 2011.

Diversos sistemas

En breve, por tanto, habrá diferentes sistemas de prótesis de retina

compitiendo en el mercado, aseguran los especialistas. Uno de estos

sistemas, el implante sub-retinal, consiste en un chip que se implanta bajo una capa de células nerviosas de la retina.

Una vez colocado, el chip recibe impulsos luminosos y los convierte en

señales eléctricas que son transmitidas a las células nerviosas de la retina, de

la misma manera que lo hacen los fotorreceptores de la retina de cualquier ojo sano.

Este es el modelo en el que trabajan los científicos de la Universidad de Tubinga, y también investigadores del Boston Implant Project de la  Universidad de Cambridge o del Vision Loss Center , de Atlanta.

Existe otro sistema, el implante epiretinal, que consiste en fijar un chip en la capa superior de las células nerviosas. Según se explica en Visión Artificial

Este sistema está siendo desarrollado por investigadores de la Universidad de Harvard y del MIT, en Boston, Massachussets.

En este caso, la prótesis microelectrónica serviría para restaurar la visión de pacientes con ciertas enfermedades retinales, como la degeneración macular

relacionada con la edad o AMD, y la retinitis pigmentosa o RP, que incluye enfermedades degenerativas de la retina.

Las prótesis desarrolladas por los investigadores de Harvard y del MIT, están diseñadas para estimular eléctricamente las células ganglionares saludables que permanecen funcionales y que mantienen conexiones al cerebro a través del nervio óptico. Los científicos esperan que una estimulación de este tipo cree imágenes visuales que puedan ser útiles para el paciente.

En esta esta misma dirección están dirigiendo sus esfuerzos diversos grupos alemanes, como la compañía IMI (que ha desarrollado IRIS ), el Fraunhofer Institut für Mikroelektronische Schaltungen und Systeme y la University Eye Clinic Aachen.

Próxima generación

Aparte de estos sistemas, una próxima generación de prótesis de retina

se encuentra ya en la línea de salida en laboratorios de todo el

mundo. En ella

trabajan ingenieros, especialistas en ciencia computacional, biólogos

y médicos, que están volcando sus conocimientos en la generación de

nuevas estrategias

que vinculen dispositivos electrónicos con el sistema nervioso.

Por ejemplo, investigadores de Suiza y Japón están desarrollando

sistemas en los que el chip no se implanta en el ojo sino en la piel

que protege el globo

ocular. En la retina sólo se implantarían los electrodos que estimulan

las células nerviosas, mediante una pequeña incisión.

Por otro lado, investigadores chinos están desarrollando prótesis de

retina que, en lugar de estimular las células nerviosas retinales,

estimulan directamente

el nervio óptico. Y un equipo norteamericano intenta activar la

corteza visual directamente en el cerebro. Todos estos sistemas están

aún en una fase puramente

experimental.

Registro de formas

Otros proyectos que también están despertando gran interés son los que

pretenden utilizar una forma de comunicación alternativa entre las

células nerviosas.

Científicos australianos y americanos trabajan en prótesis de retina

que producen impulsos bioquímicos, en lugar de impulsos eléctricos.

En estos casos, la idea es que las prótesis retinales emitan

neurotransmisores acordes con patrones espacial y temporalmente

controlados para así estimular

las células nerviosas.

Como se ve, los progresos en general están siendo asombrosos, pero aún

queda pendiente la cuestión de si estas prótesis servirán o no en

algún momento

para registrar formas. Según los expertos, para ello sería necesario

que los implantes fueran capaces de "aprender", y de producir impulsos

de diversos

tipos reconocibles por el cerebro, y clasificables en formas particulares.

En este sentido resulta interesante el trabajo de un equipo de

científicos de la Universidad de Bonn, que ha ideado una prótesis de

retina inteligente

consistente en un software capaz de aprender a traducir correctamente

las señales registradas por una cámara, para que éstas puedan ser

comprendidas por

el cerebro, tal y como explicamos en un

artículo

anterior de Tendencias21.

Fin de artículo.

Bueno ya está mas cerca la solución para el problema visual de muchos

de nosotros, esperemos que dentro de no mucho haya una solución

realmente efectiva y al alcance de todos y todas.

Información extraída de: TENDENCIAS TECNOLÓGICAS.