Segmento de Salud

Tanto la medicina como la docencia son dos áreas indisolubles en todo profesional médico. El “guardapolvo blanco” del médico hace referencia a esa aseveración. Es necesario saber escuchar al paciente, como lo hacía Hipócrates, considerado el padre de la medicina. También es necesario hacer docencia con el paciente, ya que el mismo debe comprometerse con el tratamiento. Siempre lo dije y lo sigo sosteniendo, el éxito de un tratamiento es el producto de un trabajo en equipo.

Hoy me gustaría hablar sobre la diabetes, que es una enfermedad crónica que se asocia a complicaciones agudas y crónicas. Las complicaciones agudas son potencialmente mortales y las crónicas son potencialmente discapacitantes.

La diabetes tiene varios pilares que todo paciente no puede no conocer. En primer lugar, la persona debe estar educada en su enfermedad para poder concientizar la importancia del tratamiento. Además hay que adoptar un cambio en los hábitos de vida, esto suele ser lo más difícil de lograr. Es necesario realizar actividad física regular y hacer una dieta con bajo contenido en hidratos de carbono. Finalmente en algunos casos hay que realizar el tratamiento farmacológico con hipoglucemiantes orales y/o insulinoterapia según los casos.

Por lo tanto, es mucho lo que se puede hacer para evitar las consecuencias de la diabetes. Sugiero que consulte con su médico de cabecera para que le realice un control de la glicemia, ésta es la mejor manera de hacer prevención.

Dr. Rubén Andrés Olivares

(Mat. 17220)