Segmento de Salud

En esta oportunidad vamos a referirnos a las dislipemias, también llamadas dislipidemias. Las mismas constituyen un factor de riesgo cardiovascular, la más conocida es la hipercolesterolemia que consiste en la presencia de niveles elevados de colesterol en sangre.

Es de fundamental importancia hacer docencia con los pacientes en lo que respecta a cómo debe ser la alimentación, para hacer prevención de las enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de mortalidad en el mundo occidental.

Suele hablarse del colesterol malo (LDL) y del colesterol bueno (HDL).  Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son aterogénicas, es decir, favorecen la formación de placas de colesterol en las arterias.  Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) cumplen con la función de barrido del colesterol malo que se acumula en las arterias.

El perfil lipídico deseable es aquel que asocia altos niveles de HDL con bajos niveles de LDL.  Es necesario fomentar modificaciones del estilo de vida en los pacientes; por ejemplo, hay que estimular la actividad física regular, que siempre debe realizarse bajo la supervisión docente.  Además hay que suspender el hábito tabáquico, de ésta manera se logra mejorar el perfil lipídico y prevenir varias enfermedades potencialmente fatales.

Otro tipo de dislipemia es la hipertrigliceridemia, que suele estar presente en la diabetes mal controlada.

Por supuesto que la dieta juega un rol preponderante en todos los casos.  Hay alimentos que favorecen el incremento del HDL como ser los pescados de mar de aguas  profundas (por ej. salmón) y hay alimentos que incrementan los niveles de LDL (por ej. carnes rojas)

Como corolario debe quedar el concepto de la importancia que revisten los cambios en el estilo de vida en la prevención de enfermedades prevalentes.  En algunos casos, su médico de cabecera le prescribirá tratamiento farmacológico con hipolipemiantes de ser necesario.

Dr. Rubén Andrés Olivares- Asesor Médico Centro de Rehabilitación "Luis braille"